y ahora que estamos solitos, vamos a contar mentiras

El problema

Buenos días damas y caballeros. Se que la mayoría de ustedes conocen perfectamente la situación que nos ha obligado a reunirnos esta noche, así que intentaré resumir al máximo los…

Paciencia

Dos horas después de mi último asesinato volví a casa, me duché y pedí una pizza por teléfono. Mis manos ya no temblaban y mi corazón había vuelto a su…

El abismo

Mientras corría a través del bosque, el pánico se iba apoderando de mí. Ya los tenía cerca, me llegaban sus voces entre los troncos de las hayas. Sus gritos y…